English version: "The Universalization of the Nation-State and the historical origin of its institutive order" Inicio      Agregar a Favoritos    Contáctenos    

Sobre el Colapso de los Imperios, la Fragmentación del Estado, y el Equilibrio de Poder y de Imaginarios Sociales en la Historia Mundial.
Origen y función legitimante de los Padres Fundadores en el itinerario sociopolítico moderno de los estados nacionales (1808-1989).
Por Joaquín E. Meabe, Jorge G. Paredes M., y Eduardo R. Saguier. Y la colaboración de Maximiliano Korstanje.

Reseñas

Comentario sobre la novela

Manuel Piar, Caudillo de dos colores

de Francisco Herrera Luque

Nombre de la obra: "Manuel Piar, Caudillo de dos colores"
Autor: Francisco Herrera Luque
Género: Historia Fabulada
Editorial: Pomaire Venezuela S.A (1987)
Diseño de portada: Joan Ubach
Impresión: Litografía Melvin (Venezuela)
Obra: de 269 páginas     Este ilustre Profesor de Psiquiatría, nacido en Caracas en 1927, alumno aventajado del Psiquiatra Juan José López Ibor en Madrid, es autor de obras meritorias como: "Bosquejo para una Interpretación Antropológica de Venezuela"; "Los Viajeros de Indias" (1962); "Personalidades Psicopáticas" (1968); "La Huella Perenne" (1969) y su famosa trilogía de historia fabulada, "Boves, El Urogallo" (1972), "En la casa del pez que escupe el agua"(1975); "Los amos del valle" (1979); etc. y de esta interesante historia fabulada: "Manuel Piar, Caudillo de dos colores" (1987), que seguidamente comentaremos.

 

Esta obra está impregnada de intrigas, manipulaciones, odios ancestrales y familiares, rivalidades, injusticias, etc. que rodearon el controvertido hecho histórico del fusilamiento, de quien fuera héroe de San Félix, vencedor de Maturín y el Juncal, y quien para el año 1814 (34 años de edad), ostentaba el rango de General de Brigada y Segundo Jefe Militar de Venezuela, fruto de sus sucesivas victorias contra los realistas en el oriente del país, al lado del General Mariño.

Quisiera destacar dos hechos fundamentales de la vida de Manuel Piar. En primer lugar sus discutidos orígenes que lo relacionan con la oligarquía mantuana de la Caracas colonial y luego, la controversial decisión histórica de su ajusticiamiento. Dejemos al lector revisar en la novela, su relación estrecha con Don Francisco de Miranda, con el General Antonio Soublette, casado con la hermana de la presunta madre de Piar (otras de las musas de nombre Teresa), su relación militar y estratégica con el General Santiago Mariño, su relación con Alejandro Petión,  su amistad con el Almirante Brion, así como sus numerosas victorias militares en el oriente del país.

El paso triste y vergonzoso al cadalso, su humillante degradación y posterior fusilamiento ocurrido en Angostura el 17 de Octubre de 1817, fue fraguado, según algunos historiadores, por su inveterado enemigo el General Simón Bolívar, cuyos motivos analizaremos sucintamente más adelante.

Pero el enigma de mayor trascendencia en su vida futura fue su origen, que lo amargaron por el resto de sus días, ya que le imprimieron el sello de la bastardía, y como consecuencia, un habitual resentimiento. Se corrió la especie que era hijo de una de las nueve musas, hijas de Don Miguel Xérez (Jérez) de Aristiguieta, "quienes por su hermosura dieron mucho que hablar en el mundo del mantuanismo de la época, tildándoseles de mujeres livianas de aventuras fáciles". La musa en referencia, era Belén Xérez de Aristiguieta, prima del Libertador Simón Bolívar, quién tuvo un aventura amorosa con un Príncipe de Portugal, de la Casa Real de Braganza de paso por Venezuela (l777), de nombre José Francisco de Braganza. y Braganza, Príncipe de Brasil, primogénito y heredero de la Corona de Portugal.

De tal manera que el señalamiento de que era mulato, era infundado ya que según las descripciones de la época, tenía un porte aristocrático, ojos azules y pelo rubio, aunque una piel muy tostada por el sol oriental. (Recuérdese que en sus inicios era marinero al igual que su padre adoptivo Fernando Piar, quien vivía con su concubina, la mulata Isabel Gómez, a quienes encargaron de su crianza en Curazao). Si nació en Curazao o bien en Caracas, en el Convento de las Monjas Concepciones, es aún motivo de controversia.

Otras consejas, para  terminar de enturbiar su origen, corrieron por aquellos años de la Venezuela colonial, en el sentido de que su padre pudiera ser Don Marcos de Ribas y Betancourt, íntimo de los Aristiguieta, quien en opinión del historiador Manuel Alfredo Rodríguez (El Capitolio Federal, 1974), " a pesar de su avanzada edad, sedujo a la puberal Soledad (Belén), la embarazó y luego fue obligada a recluirse en el Convento de las Monjas Concepciones, para salvar la reputación de tan importante y poderosa familia". Mas grave aún, es la posibilidad señalada por algunos historiadores, de que otro de los potenciales padres de Piar, fuese Juan Vicente Bolívar y Ponte, padre de Bolívar, en cuyo caso, ambos héroes, resultarían hermanastros.

En referencia a este aspecto, el autor, en un excelente apéndice histórico, anexo al final de su libro, relata como entre ambos próceres….." Existía una ambivalencia afectiva, fenómeno que se presenta con alguna frecuencia entre los hijos legítimos y bastardos de un mismo padre. Los hijos legítimos suelen menospreciar a los hijos naturales y éstos odian a los legítimos. No obstante este hecho, es dado paradójicamente observar cómo aflora neutralizante el afecto fraternal en situaciones límites". Dice el autor muy acertadamente que el llanto clamoroso del Libertador, ante el fusilamiento de Piar, no tiene otra explicación que la quiebra del tabú contra el fratricidio. La famosa frase, pronunciado por Bolívar, es elocuente: "He derramado mi sangre".

Se tejen varias hipótesis sobre las verdaderas razones del ajusticiamiento del General Manuel Piar que pudiésemos resumir a continuación: 1) Según las reflexiones de su confesor, el Pbro. Remigio Pérez Hurtado, las causas invocadas contra Piar estaban totalmente viciadas e injustificadas para condenarlo, previa degradación, a la pena máxima.  

Se atribuía a Piar estar en connivencia con su tío Juan VI de Portugal, a la sazón en Brasil, para segregar Guayana de Venezuela. De ser cierto este hecho, lo hubiesen condenado como traidor a la patria y por tanto justificaría su fusilamiento, pero hubiera sido muy inconveniente y peligroso internacionalmente, ante Portugal, potencia mundial en la época, fusilar a "un príncipe de la sangre", haciendo público el parentesco y la razón de la ejecución. 2) La otra hipótesis, sería una supuesta alianza con el General Petión, para fundar en Guayana una república negra, semejante a la de Haití. Esta versión la vierte en una carta dirigida al Ministro de Guerra de España, el Generalísimo Pablo Morillo, Jefe de los Ejércitos del Rey en 1817…." Piar, que es mulato y el de más importancia entre las castas, tiene relaciones muy estrechas con Alejandro Petión, mulato rebelde que se titula Presidente de Haití y que ambos proponen formar un establecimiento en Guayana que asegure su dominación en América, donde es de presumir quieran renovar las escenas del Guárico y demás posesiones de Santo Domingo  (se refiere a la matanza de los blancos) (El Teniente General Pablo Morillo, de Antonio Rodríguez Villa, Madrid, 1910, tomo I). Se dijo en aquel entonces que incluso los realistas, no obstante, las hostilidades en vigencia, habrían entrado en contacto con los patriotas para alertarlos de la gravedad de una lucha de clases, que implicaba el exterminio de la gente de raza blanca. La acusaciones del fiscal, General Carlos Soublette en el proceso seguido a Piar, donde lo acusa de "Insubordinado al Gobierno, conspirador contra el orden social y desertor", unido a los razonamientos del Libertador en su decreto a sus soldados cuando se pregunta, entre otras cosas: !Soldados!……¿La odiosa diferencia de clases y colores, no ha sido abolida para siempre ?, son argumentos que abonan hacia la segunda hipótesis.

No quisiera terminar los comentarios de esta interesante novela de Herrera Luque, sin agregar textualmente el decreto de muerte del General Piar, dictado por El Libertador a sus soldados el 17 de Octubre de 1817, (tomado, de "Proceso del General Manuel Piar" (Parte final) Biblioteca Electrónica Caracas Venezuela. Director: Sr. Roberto Hernández Montoya). Copyright © 2000 - 2005 por Analítica Consulting 1996 ).

De esta manera, el lector puede formarse una idea más exacta y equilibrada de estas series de acontecimientos que rodearon la turbulenta vida de Manuel Piar, el caudillo de dos colores

 

Decreto del Libertador, ante sus soldados. (1817):

SIMÓN BOLÍVAR,

Jefe Supremo de la República de Venezuela, etc.

a los soldados del Ejército Libertador

"Soldados: Ayer ha sido un día de dolor para mi corazón. El general Piar fue ejecutado por sus crímenes de lesa patria, conspiración y deserción. Un tribunal justo y legal ha pronunciado la sentencia contra aquel desgraciado ciudadano, que embriagado con los favores de la fortuna y por saciar su ambición, pretendió sepultar su patria entre sus ruinas. El general Piar, a la verdad, había hecho servicios importantes a la República, y aunque el curso de su conducta había sido siempre la de un faccioso, sus servicios fueron pródigamente recompensados por el Gobierno de Venezuela.

Nada quedaba que desear a un jefe, que había obtenido los grados más eminentes de la milicia. La segunda autoridad de la República, que se hallaba vacante de hecho, por la disidencia del general Mariño, iba a serle confiada antes de su rebelión; pero este general que sólo aspiraba al mando supremo, formó el designio más atroz que puede concebir un alma perversa. No sólo la guerra civil sino la anarquía y el sacrificio más inhumano de sus propios compañeros y hermanos, se había propuesto Piar.

¡Soldados! Vosotros lo sabéis: la igualdad la libertad y la independencia son nuestra divisa. ¿La humanidad no ha recobrado sus derechos por nuestras leyes? ¿Nuestras armas no han roto las cadenas de los esclavos? ¿La odiosa diferencia de clases y colores, no ha sido abolida para siempre? ¿Los bienes nacionales, no se han mandado repartir entre vosotros? ¿La fortuna, el saber y la gloria no os esperan? ¿Vuestros méritos, no son remunerados con profusión o por lo menos con justicia? ¿Qué quería, pues, el general Piar para vosotros? ¿No sois iguales, libres, independientes, felices y honrados? ¿Podía Piar procuraros mayores bienes? ¡No, no, no! El sepulcro de la República lo abría Piar con sus propias manos, para enterrar en él la vida los bienes y los honores de la inocencia, del bienestar y de la gloria de los bravos defensores de la libertad de Venezuela; de sus hijos, esposas y padres.

EL cielo ha visto con horror a este cruel parricida; el cielo lo entregó a la vindicta de las leyes, y el cielo ha permitido que un hombre que ofendiera a la Divinidad y al linaje humano no profanase más tiempo la tierra que no debió sufrirlo un momento después de su nefando crimen.

¡Soldados! El cielo vela por vuestra salud; y el gobierno que es vuestro padre sólo se desvela por vosotros. Vuestro Jefe, que es vuestro compañero de armas y que siempre a vuestra cabeza ha participado siempre de vuestros peligros y de vuestras miserias como también de vuestros triunfos, confía en vosotros. Confiad, pues, en él seguros de que os ama más que si fuera vuestro padre o vuestro hijo.

Cuartel General de Angostura 17 de octubre de 1817.-7°

Simón Bolívar"

Dr. Guillermo Planas Girón.
Caracas-Venezuela
17 de Mayo de 2007

  ^ Subir
© CopyLeft 2008/2018 - www.er-saguier.org - Crisis y estado-nación
Permitida la reproducción, citando al sitio web e incluyendo un enlace al artículo original o al dominio de este sitio web.

Sitio Web desarrollado por Papyros Digitales